martes, 21 de marzo de 2017

La Suma de las Búsquedas




Suma de búsquedas
©Olga Fuchs

Salamanca ha marcado mi inicio de errante
Quizás sea que me han alcanzado mis ancestros hebreos
Deambulando por las noches callejeras de esa ciudad
Moldeadas en piedra fría suavizadas por la música de juglares
Que en violín, guitarra y acordeón
Acompasaron la titilante luz del farol
Bañada en cervezas, vino y aguas
Y  la ronda del centinela urbano
Vigila, vigila, vigila
 Que no sea traspasado el límite
Remedo de persecuciones de guerras terribles
En las que las notas de libertad eran prohibidas
Gad, Adina, Asher, Haim, Miron, Varda, Liliana, Margalit
Con la poesía musicada de Meskin
Se han situado a mi lado para acompañarme en estos trances
Pero también para solicitar de mí una traducción simultánea
De estos tiempos y de esta tierra castellana
Tiempos iniciados de viajes y de reacomodos fuera de un país al que pertenezco
Cuya claridad tropical me inunda aún lejos
Atlántico de por medio
Antes surcado por abuelos hebreos, luteranos y católicos
Ahora yo en  regresos
Soy suma de credos
Suma de búsquedas



Suma search
©Olga Fuchs

Salamanca has marked my start wandering
Perhaps I have reached my Jewish ancestors
Nights wandering the street of the city
Molded cold stone softened by the music of minstrels
That violin, guitar and accordion
They tempo for the flickering lamplight
Bathed in beer, wine and water
And the round of urban sentinel
Watch, watch, watch
 That is not crossed the line
Shadowing persecution of terrible wars
In which the notes were forbidden freedom
Gad, Adina, Asher Haim, Miron, Varda, Liliana, Margalit
With poetry to music Meskin
They have located me to join me in these trances
But also to ask me a simultaneous translation
In these times and in this land of Castile
Time travel initiates rearrangements and out of a country to which I belong
Whose tropical clearly still fills me away
Atlantic through
Before Hebrews crossed by grandparents, Lutherans and Catholics
Now returner
I am sum of faiths

Suma search



Ilustración: Olga Fuchs
Marzo 2017

sábado, 18 de febrero de 2017

Malkovich en La Térmica




La Térmica ha presentado desde el 15 de octubre de 2016 la exposición inédita en España “Malkovich, Malkovich, Malkovich: Homenaje a los maestros de la fotografía” del prestigioso fotógrafo norteamericano Sandro Miller, un fotógrafo estadounidense reconocido por su trabajo publicitario y  especialmente por su colaboración con el conjunto “Steppenwolf Theatre Company of Chicago”. Este proyecto ha sido producido por diChroma photography y  ha permanecido expuesto al público  hasta el 29 de enero de 2017.
La Térmica es un centro de creación y producción cultural contemporánea situado en la ciudad de Málaga gestionado por la Diputación. Como foco cultural y social impulsa la creación y la difusión artística. La Térmica da cabida a todas las formas de expresión artística, desde las artes escénicas a la moda, pasando por el cine, las artes plásticas, la música, el diseño, la arquitectura, el urbanismo, el paisajismo o el pensamiento, programas de residencias, talleres, formación y apoyo a creadores y emprendedores con aportación de recursos económicos, técnicos y humanos necesarios para garantizar el crecimiento profesional de los participantes.
Miller, en 2013, ideó el proyecto que consiste en una selección de 41 de las más memorables fotografías del siglo XX con el ingrediente de la reinterpretación. Decidió que dicho “performance” fuera protagonizado por el actor John Malkovich, quien es uno de los grandes actores norteamericanos del siglo XXI, como sujeto en cada imagen. Así, apreciamos cómo Malkovich, muta desde Salvador Dalí hasta Meryl Streep con soltura, ya que tiene una gran capacidad de transformación en diferentes personajes, en este singular homenaje a la historia de la fotografía. Pero ahí no finalizan estas consideraciones, porque se hacen evidentes aspectos subyacentes a las imágenes presentadas: Miller desafía a Roland Barthes y a Michael Fried.
Según Roland Barthes en “La Cámara Lúcida” el “punctum” vendría dado por la fascinación, por la emotividad, que provoca una respuesta en el espectador, por algo que no se busca, sino que sale de la escena para "punzar" a éste. Son elementos que se incorporan al azar en la imagen y se encuentran en fotos que no están conscientemente hechas. Basta con verlas, para percibir esa punzada en pleno rostro. Se dan siempre dentro de un encuentro azaroso, nunca premeditado. Sin teatralidad. Para Barthes el hecho de posar  es un elemento teatral.
Al hacer que Malkovich pose frente a su cámara, Miller, altera el interior de de las fotografías elegidas para la alquimia y Malkovich se posesiona de la escena, se altera a sí mismo, se fabrica otro cuerpo, y se transforma con anterioridad en imagen, y manifiesta: “También soy distintos mirar, soy el que creo ser, el que quiero que otros crean que soy, el que el fotógrafo cree que soy, y aquel quien yo quiero ser”.
Por otra parte se presenta la posición de Michael Fried: El punctum  está latente en las fotografías contemporáneas para brotar de ellas, revelarse por medio del inexorable paso del tiempo”.
Miller juega con la teatralidad al impulsa una continua imitación, sin cesar, lo que da lugar a la creación de una impostura (teatro), añade numerosas capas de pátina, otorgada  inexorablemente por el tiempo a las fotografías seleccionadas y de vieja data, y así oculta el “punctum”, antes latente, y le impide revelarse. Miller desafía a Roland Barthes y a Michael Fried, al “punctum” y al tiempo.
Ahora bien, el resultado que se impone de este reto, remitente a la escena del enfrentamiento entre el protagonista de “Dangerous Liaisons” el vizconde de Valmont (John Malkovich) y caballero Raphael Danceny (Keanu Reeves), es que el gran vencedor, a diferencia de la citada interpretación, es Malkovich pues confronta al espectador con el argumento contundente de su actuación y dice en cada fotografía de la muestra:

   Touché. 


Fotografía original Dorothea Lange "Migrant mother" (1936) 
Fotografía original Andy Warhol “Green Marilyn” (1962)
Fotografía original Philippe Halsmann “Salvador Dalí” (1954)

 Fotografía original Horst P. Horst “Mainbrocher corset”(1934)


 Fotografía original Annie Leibonitz “Meryl Streep” (1981)









sábado, 4 de febrero de 2017

Adivina cuál perfume llevo




Carolina perdió su bufanda en el mercado de Huelva. Se lamentó por ello por largo tiempo y más porque el invierno arreció en la tierra amable de Andalucía.
Le dijo a su esposo en vista de que su querida bufanda no aparecía por ningún lado:
—Deseo una bufanda igual a la que extravié, negra, sin más adorno que unos flequillos y que no arme bolitas.
Su esposo la escuchó con atención, y creo que también alguien más.
A los días y ya de regreso a Málaga, fue a un centro comercial para hacer unas compras para la celebración del día de Reyes que preparaban en su piso, junto a los hijos y los consuegros; allí fue a la estantería del sector  papelería para buscar algunos obsequios y tarjetas que aún le faltaban. Alzó la vista y encontró una bufanda negra y lisa sobre el aparador, doblada con cuidado. Era exacta a la que había deseado con intensidad. Observó la pieza y la tomó entere sus manos y la olió, la encontró impregnada del perfume que tanto le gustaba. Comprendió que pertenecía a una mujer. Continuó con la búsqueda que la había llevado hasta allí y una vez en la caja para pagar, se dirigió a la cajera y le notificó de su encuentro. Esta le respondió:
—A esta hora no se encuentra el gerente y yo no puedo recibir ningún objeto perdido. Ya estoy de salida, comprenda señora. Venga mañana en horario de oficina y haga la entrega por favor.
Se retiró del local y fue a encontrarse con su esposo que la esperaba en la cafetería. Le comentó lo sucedido y él se sorprendió de la casualidad. Luego de terminar de tomar el café se marcharon a su casa.
Al día siguiente ella ideó una estrategia para localizar a la dueña de la bufanda.
Procedió a acariciarse con el perfume e impregnó a la bufanda negra. Se arregló con esmero y al rato fue a la calle Larios, donde comenzó a preguntar a la gente en la calle si reconocían el aroma que la envolvía a ella y a la chalina. Algunos colaboraron de buena gana y con ánimo, pero no acertaron; otros se enojaron y consideraron que era una impertinencia, armaron un escándalo y hasta notificaron a unos policías, quienes le llamaron la atención:
—Señora, no puede estar molestando a los transeúntes con sus preguntas.
—Oh, pero no estoy haciendo nada malo o fuera de las normas de convivencia.
En medio de la perturbación salió al paso una joven quien se acercó e intervino:
— ¿Cuál es tu pregunta?
—Tienes que adivinar cuál es el perfume que me rocía a mí y a esta bufanda.
—“Aire” de Loewe—. Respondió.
—Así es —. Añadió Carolina y la tarde se impregnó de notas cítricas verdes que acompañaron a las mandarinas de Messina, sonrieron a los limones de Calabria, abrazaron al Jazmín de Grasse y al ámbar de Styrax, hasta aparecer de último el Sándalo de Mysore que invitó a descubrir el almizcle del Tíbet. 

Ilustración: Olga Fuchs



lunes, 23 de enero de 2017

Casa Estudio Suso de Marcos














Asistimos a la 4ta sesión del ciclo de música “Él lenguaje del arpa” coordinada y convocada por Suso de Marcos, en su Casa Estudio en Puerto de la Torre, Málaga, gracias a la gentil invitación de Isabel María Vega. 
Antes de extendernos en la descripción de esta experiencia, debemos hablar sobre Suso, para en otra entrega, comentar sobre los pellizcos cromáticos de música culta que disfrutamos en la mencionada sesión lograda para el deleite.
Jesús López García, es un escultor conocido como Suso de Marcos. Nació el 17 de octubre de 1950 en Boimorto, La Coruña. Es un escultor quien a los diecisiete años comenzó su trabajo en un taller de artesanía, hasta su incorporación al Servicio Militar; luego se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios. En 1973, se trasladó a Madrid para continuar, en la Escuela Central de Artes y Oficios su formación artística, hasta abrir su taller propio, en el que creó un Cristo Resucitado para Santander y una Virgen de La Piedad para Valencia. En 1976 quedó en tercer lugar en el Certamen Nacional de Bellas Artes y se trasladó a Málaga, donde fue contratado como profesor de arte, a la par que abrió otro taller. En 1982 ganó, por oposición, la plaza de profesor titular de Talla Artística, en la Escuela de Artes y Oficios. Con el apoyo del Museo Diocesano, promovió un concurso-exposición y creó el Premio de Talla Suso de Marcos.  Es autor de más de cien obras de carácter religioso, siendo la primera la de Nuestro Padre Jesús Resucitado, talla encargada por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alhaurín el Grande. Entre sus obras destacan también el Crucificado del Perdón y obras de carácter contemporáneo. Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, que se pueden contemplar en museos, instituciones, centros educativos y también en la vía pública: como son los monumentos a Fosforito o Miguel de Molina.
Es miembro numerario de la Sección de Escultura de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, miembro correspondiente de la Real Academia Gallega de Bellas Artes de Ntra. Sra. del Rosario y miembro correspondiente de la Real Academia de Sta. Isabel de Hungría de Sevilla. El 5 de marzo de 2011 fue nombrado hijo predilecto del municipio de Boimorto. El centro de dinamización cultural de Os Ánxeles, en este mismo municipio y el lugar que ocupaba la escuela donde comenzó sus estudios, lleva su nombre.
Su vida dedicada a la escultura en sus múltiples facetas está representada en muchas piezas reunidas en su vivienda, transformada en una casa-taller-estudio. Es una moderna vivienda de nueva construcción en Puerto de la Torre con diseño de su amigo el arquitecto Salvador Moreno Peralta, donde Suso agrupó su trayectoria artística en diferentes espacios: dos salas de exposiciones, sala de bocetos, seminario con bibliografía, estudio-taller, biblioteca y sala de recepción. Allí están exhibidas piezas contemporáneas en las que combina una amplia variedad de materiales, como la piedra, resina, agua y la madera, con formas fluidas por las que transcurre una emocionalidad exaltada.También están presentes las figuraciones de imaginería religiosa para iglesias y cofradías, miniaturas de apóstoles, vírgenes y Cristos, expresadas con las puntuaciones de un artista del siglo XX y XXI.
Allí, la invitación está extendida a artistas, estudiantes de Bellas Artes, arquitectos y a “todo aquel al que le pueda interesar el arte y la cultura”, según sus propias palabras, para disfrutar de visitas guiadas, apreciar los diálogos entre su obra con la de otros creadores, gozar de charlas y conciertos en un jardín decorado con esculturas de gran formato para exteriores, y hasta paladear el dulce vino malagueño.
Somos testigos. Suso, además de ser un escultor consagrado, es un hacedor de encuentros culturales de sublime factura, a la manera de la pluralidad de los mundos de Olaf Stapledon, en la bella y cautivadora ciudad de Málaga.

Referencias:
casaestudiosusodemarcos@gmail.com
http://www.malagaenred.com/esculturas.htm

http://www.cedecom.es/noticias/suso-de-marcos

viernes, 30 de diciembre de 2016

Un año más. Muchos cambios más.



Un año más. Muchos cambios más.
En pocas horas veremos la culminación del año 2016 y el inicio del año nuevo 2017. Ciertamente sentiremos alegrías por lo bueno que hemos vivido y tristezas por las personas que nos faltan, alguna mala situación que nos haya tocado o lo que hemos dejado atrás,  así como ansiedades por lo que está por venir a nuestras vidas: los cambios.
Son cambios ineludibles que tejen el destino de cada quien y sobre los que tenemos que reflexionar y también sobre lo que se nos haya estancado; por eso es definitivo, para superarnos, aprender de los aciertos y de las experiencias que constituyan errores. Tomar nota para repetir lo positivo y para corregir las acciones que nos llevaron a resultados no deseados. Debemos pensar y planear nuestros pasos para repetir todo lo que nos ha llevado al éxito y para evitar lo que nos impidió alcanzar nuestros objetivos.
Y sobretodo tenemos que disfrutar de nuestra vida diaria y familia, ser felices, ser flexibles ante los cambios sabiendo entender nuevos caminos que se nos presenten, disfrutar del trabajo, del tiempo de ocio, de cuidarnos y de querer al prójimo. Este disfrute solamente lo lograremos a través de la pasión con la que nos entreguemos a vivir.
Espero que este próximo año 2017 sea de pasión y del entusiasmo, del cumplimiento de los grandes deseos y concreción de nuestros proyectos. De muchos cambios más, para bien de todos.
Muchos abrazos y afectos,

Olga

lunes, 26 de diciembre de 2016

Feliz Navidad 2016 y Feliz Año Nuevo 2017



Estas Navidades son especiales para mí y llenas de sentimientos muy fuertes. Aún recuerdo con nitidez mis primeros regalos del Niño Jesús, en realidad los recuerdo con detalle a todos los que he recibido en estas fechas, en especial un pupitre con pizarra incorporada que me encantó y una Barbie. Y distingo cuáles han sido los más importantes de todos.
También recuerdo una infinidad de detalles de nuestras costumbres familiares, que cambiaban en algunas cosas a modo de fluir con las modas. Cuando vivamos en la quinta Nancy de La California Norte, en Caracas, mis hermanas y yo montábamos el arbolito natural y tradicional que papi compraba en el CADA, el que estaba al borde de la Av. Francisco de Miranda. Ese olor maravilloso a pino y que impregnaba toda la casa  todavía está en mi memoria y su imagen colorida y con gran cantidad de obsequios al pie, para todos y cada uno de los integrantes de la familia. Un par de años lo decoramos con una “nieve” de vidrio molido. Qué cosa tan loca, las manos nos picaban muchísimo, hasta que eso fue suprimido. Otra vez hicimos una rama envuelta en jabón azul batido para que semejara estar cubierto de nieve y le pusimos las bolitas de colores y lucecitas, pero qué cosa más fea. La cena de Navidad y Año Nuevo siempre estuvo basada en las hallacas, el pavo, la ensalada de gallina, el pernil, pan de jamón, la torta de navidad, el dulce de lechosa y el cabello de ángel. Hubo años en los que se introdujeron algunos cambios como las lentejas y el lechón, pero fueron suprimidos por decisión unánime. Todo el menú estaba acompañado por los aguinaldos tradicionales y las gaitas maracaiberas, y en fin de año, no faltaban las doce uvas y champaña. “La percha” era un asunto importante entre mi mamá y nosotras las hermanas, así como no tener los colores repetidos, de modo tal que a mediados de noviembre, cada quien escogía su color y hasta de traje largo nos vestíamos Era un juego bonito. Y los caballeros siempre con flux y corbata. Formalidades con las que éramos muy felices.
A través de los años hubo cambios; el peor de todos fue que faltaran Mama Tula, nuestra abuelita y mi papá. La tristeza comenzó a auto invitarse a nuestras navidades, con cada partida de un familiar. Este año también ha tratado de colarse con otras pérdidas y con los terribles cambios de nuestra amada Venezuela y porque estamos dispersos en diferentes países, pero le aclaré que nunca ha sido bien recibida ni lo será.
Los niños y los jóvenes merecen vivir hermosas Navidades y recibir los regalos más importantes de todos: el Amor, la Fe, la Esperanza y la Alegría. Mis padres nos los otorgaron a diario y en todas y cada una de las navidades que estuvimos juntos. Merecen el honor de que transmitamos su legado, por eso sé con firmeza que esta es una muy Feliz Navidad y el Año Nuevo 2017 será pleno de Prosperidad.

¡Y así sea siempre!

sábado, 11 de junio de 2016

Cervantes, cautivo de sí.





La cantidad de escritos sobre Miguel de Cervantes es inmensa y de gran calidad. ¿Qué puedo yo añadir? No resulta sencillo. Sin embargo, habré de intentarlo y habré de reflexionar sobre él y su obra, aunque sea de un modo muy sumario.
Como punto de partida reseñaré las circunstancias en las que nacieron los relatos cervantinos.
Miguel de Cervantes y Saavedra nació en Alcalá de Henares, el día 29 de septiembre de 1547. Se desempeñó como soldado, novelista, poeta y dramaturgo.
En la época en que vivió Cervantes, Felipe III fue coronado tras la muerte de su padre Felipe II en 1598 y es importante este aspecto para enfocar la realidad que le tocó vivir a nuestro homenajeado, pues el hecho referente a la voluntad del monarca en cuanto a establecer acuerdos de paz con los reinos vecinos proporcionó a España un período de paz, posiblemente favoreció al inicio de la Edad de Oro, cuna del Quijote. Aquellos años de tranquilidad han sido conocidos como Pax Hispanica y es el período en que el Imperio Español comenzó a ostentar la supremacía mundial, apoyada y aumentada gracias a la eficacia de sus ejércitos, los terribles tercios y las inmensas riquezas que llegaban de las colonias en América.
En medio de estas circunstancias, sale a la luz un texto asombroso, el “Lazarillo de Tormes”, de autor desconocido, y que marca la aparición de un nuevo género literario en el que imperan el naturalismo y la sátira social. El “Lazarillo de Tormes” abre una compuerta a la corriente literaria de notables obras maestras y sin cuya mirada centrada en el naturalismo no se comprendería a Cervantes o a Quevedo. La picaresca planteaba buscar en la realidad diaria sus lineamientos como modelo narrativo y esta es la razón por la cual la universalizaron, situándola al margen del tiempo en concreto en que apareció.
Por otra parte, toda la riqueza del Imperio Español se capitalizaba en La Corte, y los jóvenes talentos que encendieron las luces del Siglo de Oro, lo hicieron bajo la tutela de algunos miembros del séquito del rey. El destino profesional de ellos no era muy variado, debían optar por la carrera eclesiástica, las armas o el funcionariado. En su mayoría eran personas cultas y universitarias, como Góngora, Ruiz de Alarcón, Mateo Alemán y Calderón que asistieron a la Universidad de Salamanca. Para los que se decidían por la escritura, la forma más fácil de asegurarse apoyo económico era acercarse a la nobleza y logar el mecenazgo de algún cortesano; esto requería inversión de tiempo, adulación y “servicios especiales” como los que proporcionaba Lope de Vega, no precisamente de forma discreta, al duque de Sessa, como alcahuete aprovechando sus conexiones con el teatro y en concreto con las actrices. Lope expresaba con soltura esta situación: “Ingenio sin favor, aunque hable, es mudo”. En otras palabras, crearse un perfil adecuado ante cada mecenazgo en la mira, y esto por supuesto abona la mitomanía, a la que muchos de aquel entonces, se inmolan con gusto.
En lo particular, después de superar su cautiverio en Argel, estancia que marcará la naturaleza de su mirada y de su obra, Cervantes se puso al amparo del duque de Béjar, a quien le dedicó la primera parte del Quijote, y luego alcanzó el apoyo del primer ministro de Felipe III, Francisco de Sandoval y Rojas, duque de Lerma, quien gozaba de la total confianza del rey, también absorbió algunas responsabilidades administrativas del reino, por las cuales tuvo algunos otros problemillas y cayó de nuevo en prisión.
Y a partir de allí, para ganar indulgencias o apoyos, y ahí va mi conjetura: construye un confinamiento a su ser como persona, lo que sabemos de él es porque así lo quiso, se coloca detrás de su obra para, justamente, posicionarse como paradigma del hombre actual.
De esa forma, todos los datos biográficos que conocemos figuran en sus obras o sus papeles, los escribe para pedir algo, de modo que idealiza sus méritos y tiene a ocultar sus defectos. Pero si hubiera sabido lo portentoso de su obra, es posible que no lo hubiera hecho ¿O de todas formas sí? No lo sé, pero lo que sí sabemos es que Cervantes continua adelante con el dibujo de sí mismo y juega con la realidad y la ficción en el nuevo relato de las aventuras de don Quijote y Sancho Panza: ambos personajes saben tanto de la existencia de la primera parte como de la continuación apócrifa, y hasta hablan de lo que los lectores piensan del primero, que es “loco, pero gracioso”, o “valiente, pero desgraciado”, o “cortés, pero impertinente”; y algunos de los que se cruzan con ellos los reconocen por haber leído el libro de sus correrías originales. Y lo destacable es que tanto el hidalgo como el propio Cervantes, en un estado de gracia y clarividencia, aseguran que la obra sería todo un clásico literario y que el caballero de la triste figura sería inseparable de la imagen de la comarca manchega.
Para referirme al aspecto literario he de señalar que concuerdo con la opinión de algunos escritores quienes se expresan sobre Cervantes como aquel que tuvo el coraje de destruir al mito caballeresco intocable durante mucho tiempo, y el literato que inicia la novela moderna, en la que reina la polifonía y la contraposición de diferentes visiones del mundo encarnadas por los personajes, lo que le confiere un realismo entonces sin parangón y se constituye en una extraordinaria sátira de la sociedad de aquel entonces; de ahí que acepto que Cervantes es indiscutiblemente original al superponer las cosmovisiones y los puntos de vista hasta confundirlos en complejidad con la misma realidad, recurriendo incluso a juegos metaficcionales. Todo ello lo podemos apreciar al leer sus Novelas Ejemplares y al “Don Quijote de La Mancha”, obras en las que demuestra la amplitud de miras de su espíritu y su deseo de experimentar con las estructuras narrativas. En esa colección de novelas experimenta con la novela bizantina (La española inglesa), la novela policíaca o criminal (La fuerza de la sangre, El celoso extremeño), el diálogo lucianesco (El coloquio de los perros), la miscelánea de sentencias y donaires (El licenciado Vidriera), la novela picaresca (Rinconete y Cortadillo) y la narración constituida sobre una anagnórisis (La gitanilla).
Su obra tan elocuente y precisa, tan esclarecedora del sentir propio de los humanos, contrasta con lo velado de su propio rostro, tal como nos lo hace comprender el profesor José Manuel Lucía Megías: “¿Cuál es el verdadero retrato de Cervantes? Cada época irá construyendo el suyo… ¿Acaso no sería posible encontrar el verdadero retrato de Miguel de Cervantes en los rostros que lo han ido encarnando en el cine desde principios del siglo XX hasta nuestros días?” Asimismo, Lucía Megías nos plantea en la exposición “Cervantes, el hombre detrás del mito” de la que es el inteligente y preciso curador, a un “Cervantes persona”, un “Cervantes personaje”, y un “Cervantes mito” que se ha ido construyendo a lo largo de los siglos. Una investigación exhaustiva de las celebraciones de Cervantes como escritor y como modelo de escritores y de civilidad. Y es allí donde me asalta la idea de la intencionalidad cierta de Cervantes por edificar su propio mito. De la misma manera en que el hidalgo manchego Alonso de Quijano se arroja al camino a lomos de Rocinante convertido en Don Quijote, el caballero andante, en pos de un ideal. Todo lo cual lo celebro grandemente, pues hoy por hoy, el mundo necesita de civilidad más que nunca. 
Ahora bien, y ya para ubicar mi escrito en el presente debo considerar que los lectores del siglo XXI hemos adquirido unas costumbres muy distintas a los lectores de tiempos pasados y estamos ya habituados a asistir a los diversos modos de un relato ecléctico, donde puede fundirse el cine, el arte, la música, la fotografía, el vídeo, el Internet, los periódicos, las revistas o las páginas web en un solo día, y que aceptamos que un relato puede amalgamar todas estas experiencias como un fenómeno cotidiano. Y esas costumbres nos dotan de una plenitud ante la que ya no es importante cuál sea el retrato verídico de Cervantes, sino la potencia de su pensamiento, el que me atrevo a aseverar de nuevo, se enfocó en hacer de sí mismo un personaje, y no solo por obtener gracias y beneficios, con la adecuación de su curriculum vitae, sino por el gusto de traspasar a esa otra dimensión que es la del personaje literario.
Esta aseveración también se me presentó como muy posible al apreciar el material dela mencionada exposición “Cervantes, el hombre detrás del mito” que se ha mostrado hasta el 29 de mayo de 2016 en la Biblioteca Nacional de España, para conmemorar los 400 años de la fecha de su muerte, 22 de abril de 1616 en Madrid; una recopilación completísima de manuscritos del genio y en donde el Cervantes incluso cobró vida, y recibió a los espectadores de viva voz, gracias a la tecnología audiovisual y hasta  interpeló a los asistentes con sus sentencias de actualidad inagotable.En la muestra pude apreciar los pliegos originales y cómo Miguel de Cervantes y Saavedra dibujó letra a letra para con ellas bordar las palabras de cada manuscrito, cuales mantos que lo arroparían en el firmamento de los grandes mitos clásicos y entre los que viviría atrapado en la estrella Cervantes Q Arae, a 49,8 años luz del planeta Tierra, ya para siempre.
Sí, cuatrocientos años ha, pero Cervantes como si nada, él va a continuar sobreviviendo a los devenires narrativos y artísticos justamente por la capacidad de asimilación de sus escritos a todas estas formas de ver, a toda esta multiplicidad de miradas y porque se puede abrir a estados de conciencia un poco más allá de las convenciones del verismo o el realismo; se renueva y se actualiza este escritor en ciclos de una constante contemporaneidad, justo porque que dio los primeros pasos firmes para superar los límites entre vida y muerte, entre sueño y vigilia, entre realidad y fantasía, por todos los medios posibles.

Miguel de Cervantes, cautivo de si, por decisión propia.







Referencias bibliográficas

Fernández de Navarrete, Martín (1.819): Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid, Real Academia Española.
Lucía M., José M., La juventud de Cervantes, una vida en construcción, EDAF, Madrid, 2016.
Iglesias, María del Carmen (2005): El mundo que vivió Cervantes, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales.

Referencia de las imágenes

Retrato de Cervantes atribuido a Juan de Jáuregui.
Ilustración de Cervantes por Olga Fuchs.

Recursos electrónicos